Test de idiomas, ¡basta ya de marcar casillas!

¿Te parece el examen tipo test el más adecuado para evaluar el nivel de idioma de los candidatos? ¿Crees que no hay mejores opciones de evaluación que hacerles marcar casillas hasta la extenuación? ¿Y si pasar un examen de idioma fuese tan simple como pedir un Uber? Estos fueron algunos de los tópicos que tratamos durante nuestro último seminario web orientado al futuro de las pruebas de idiomas. En el ámbito de los RRHH existe una demanda constante de este tipo de herramientas y las soluciones del mercado deben estar a la altura de las expectativas de recruiters y candidatos. 

«Los candidatos están cansados de hacer pruebas obsoletas para demostrar su nivel de idioma» Con Erin Douglas, experta lingüística y directora de la solución easySPEAKing, nos dimos cuenta de que el mercado de las pruebas de idioma ha evolucionado poco o nada desde la década del 2000. Las principales empresas del sector han permanecido desactualizadas a pesar de la ola digital que ha inundado el resto de los procesos de RRHH, las opciones de test de idioma se han mantenido sin cambios, con formatos anticuados, procedimientos ineficientes… ¿y si nos inspirásemos un poco más en la experiencia de candidato a la hora de diseñar test de idioma?

#1. Pruebas de idioma: cuestionarios tipo test por doquier

Las primeras pruebas de idioma que llegaron al mercado en los años 60 eran tipo test, en papel y, por supuesto, había que acudir a un centro de examinación para realizarlas (una experiencia muy parecida a la de pasar el teórico de conducir). Al igual que ahora, las pruebas respondían a un objetivo claro: certificar el nivel de idioma de los examinados. No obstante, los criterios de evaluación y la escala de puntuación de cada prueba la imponían desde cada centro de forma independiente (como hace TOEIC), por lo cual, era difícil establecer el nivel estándar de los candidatos que han realizado pruebas diferentes.

star wars clase

Por otro lado, hay centros de formación que ofrecen evaluaciones de idioma, pero con un propósito diferente: evaluar el nivel general de los participantes que van a realizar un curso formativo con el objetivo de adaptar los contenidos a las necesidades del grupo. Estas pruebas no se orientan a certificar el nivel de los candidatos ni son 100% objetivas (ya que su finalidad es valorar el número de horas y contenidos que necesita el colaborador para alcanzar el nivel exigido). Este tipo de evaluaciones de idioma son más flexibles, ya que en la mayoría de los casos se trata de rellenar una prueba tipo test online seguida de una conversación telefónica con uno de los formadores.

Analizando los dos modelos anteriores nos dimos cuenta de que había margen para diseñar una solución mejorada, una prueba que fuera más eficiente y atractiva que el tipo test. Las titulaciones de idioma más populares del mercado son efectivas y certifican el nivel de idioma, pero no están destinadas a evaluar las competencias idiomáticas en el ámbito profesional ni analizar las necesidades de la formación, tampoco a evaluar el nivel de expresión oral, forman a grupos por nivel ni a valorar el retorno de la inversión con los resultados de la formación» afirman desde Linguaid Study, uno de los principales centros de evaluación de competencias lingüísticas para empresa.

#2. ¿Es el cuestionario multi opción enemigo de la experiencia de candidato?

Ya sea para el candidato o para el recruiter/formador, el examen tipo test tiene una ventaja clara: la rapidez con la que se corrigen las respuestas permite obtener los resultados del test mucho más rápido. Pero al darle tanta importancia a las correcciones rápidas, puede que perdamos de vista el objetivo fundamental de la prueba: que los avaluados lleven a cabo un examen adecuado con una temática pertinente, porque la prueba no sirve de nada si se basa en contenidos simples pensados para ser rápidos de hacer y corregir. Muy a menudo largos e ineficaces, los cuestionarios tipo test contribuyen a una experiencia pesada y aburrida para los candidatos.

Estas pruebas también deben estar adaptadas a cada situación, porque es imposible evaluar el nivel de expresión oral o escrita de todos los examinados utilizando cuestionarios genéricos. Por eso es tan difícil para los candidatos mostrar su verdadero nivel de idioma a través de los cuestionarios tipo test. Eso sin tener en cuenta que realizarlos en la sala del centro de examinación rodeados de otros tantos participantes no supone una situación muy atractiva.

New call-to-action

¿Y dónde encaja la tecnología digital en todo esto? Entendemos la dificultad que existe entre la necesidad de pasarse al online y mantenernos pragmáticos: las trampas son un factor disuasivo.  ¿Cómo comprobamos que la identidad de la persona que pasa la prueba online es la misma que la del candidato al que queremos examinar? Esta es la razón por la que la mayoría de las pruebas se realizan en una sala de examen. Cada vez hay más pruebas digitales (en formato test pero con ordenador) dejando al dúo papel y lápiz en el banquillo, pero sigue habiendo pocos test online seguros y eficaces. Esta es la razón por la que la mayoría de los examinados aún deben liberar dos o tres horas entre semana para desplazarse al centro de examen y, de nuevo, ponerse a marcar casillas…

#3. La expresión oral, el factor determinante

En contratación siempre intentamos ofrecer la mejor experiencia posible para el candidato y una de las claves para ganar puntos es, sin lugar a duda, la digitalización de los procesos. Esta tecnificación está presente en todas las etapas de los procesos de contratación… menos en la evaluación del nivel de idioma extranjero de los candidatos y, sobre todo, en la valoración de la competencia más necesaria en empresa, la expresión oral.

microfono

Para evaluar la expresión oral, solo el 28% de los RRHH propone una prueba de idioma durante el proceso de contratación. ¿Pero no será porque las soluciones del mercado no cumplen con sus expectativas?

Para un recruiter, una prueba de idioma debe ser:

  • Adaptada al sector o actividad de la empresa (así que evalúa la competencia oral)
  • Fácil y rápida de organizar
  • Debe proporcionar resultados fiables
  • Tiene que ser segura
  • Corregida por un examinador (lógico, si tiene prueba oral)

¿Por qué es necesario evaluar el nivel de idioma? Porque, en un mercado globalizado como los RRHH, la competencia lingüística es esencial y para las empresas constituye uno de los criterios determinantes al llevar a cabo una contratación. Por eso es curioso que después de procesos de evaluación tan exigentes como los que se ven en nuestro ámbito, la prueba de idioma en muchos casos consista en un intercambio informal con el RRHH que, en general, no está capacitado para emitir una valoración objetiva sobre las competencias de idioma del candidato. Según uno de cada dos responsables el nivel de idioma insuficiente de algún colaborador puede perjudicar seriamente el curso de un proyecto internacional. ¡Para evitar estos inconvenientes es imperativo ¡elegir una buena prueba de idioma!

New Call-to-action

Una prueba de idiomas 100% digital y moderna

Para llenar este vacío en el mundo de los test de idiomas nació easySPEAKing, que propone pruebas certificadas adaptadas a la empresa y con evaluación de las competencias orales. Esta nueva solución aprovecha la tecnología vídeo para evaluar la expresión oral del candidato. Se organiza de forma rápida y sencilla: con un solo clic el recruiter invita a los candidatos a realizar la prueba. Estos últimos disponen de un tiempo estipulado por los RRHH para conectarse y pasar la prueba desde donde y cuando lo deseen dentro del tiempo establecido. Para evitar trampas la identidad de los usuarios se verifica a través del vídeo y los resultados, evaluados según los estándares MCER, se envían en 48h. Además, para agilizar aun más el proceso, la app ya se encuentra disponible para dispositivos móviles.

#Procesos de admisión #Pruebas De Idiomas #Language Tests

Artículos sugeridos

motif_easyrecrue