Lo que no sabes de las Soft Skills

La "titulitis" es un mal tan extendido que la RAE introdujo este término en 2001 y lo define como "valoración desmesurada de los títulos y certificados de estudios como garantía de los conocimientos de alguien". En España, aunque actualmente está cambiando, existe una obsesión por coleccionar grados y másteres en el curriculum vitae que roza lo cómico. Sin embargo, en un puesto de trabajo estresante, por muchos conocimientos teóricos y técnicos que se posean, de nada te servirá si luego no sabes reaccionar ante tanta presión. Aquí es donde entran en juego las soft skills. 

¿Qué son las softs skills

Lo primero, antes de definir el concepto de soft skills, resulta necesario entender qué son las hard skills. Estas últimas se entienden como aquellas habilidades adquiridas, desarrolladas y aprendidas durante la formación académica o mediante experiencias profesionales en una empresa. Estas competencias se pueden calificar y demostrar gracias a diplomas, certificados, publicaciones, etc. 

Sin embargo, las soft skills hacen referencia a los rasgos de personalidad y competencias trasversales de un individuo como la empatía, proactividad, dominio del estrés, adaptabilidad a los cambios, liderazgo, etc.

Actualmente, las empresas empiezan a valorar este tipo de competencias, que no son fáciles de ver rápidamente en un CV. En los últimos años, se ha producido una evolución en la selección de personal, puesto que una persona que posee muchos conocimientos técnicos no siempre es capaz de desarrollarlos en equipo o, simplemente, no consigue comunicarlos para la toma de decisiones en un proyecto.

Las Hard Skills te conseguirán un candidato cualificado, pero las Soft Skills te conseguirán al mejor candidato para el puesto.  

Perfiles atípicos

Unido al concepto de soft skill encontramos el de "perfiles atípicos”. Pero, ¿cuáles son y qué es lo que les hace ser diferente de los otros perfiles?

Los famosos perfiles atípicos son aquellos que no poseen una trayectoria habitual, por lo general son personas que se han reinventado profesionalmente, que no han seguido una trayectoria profesional natural, trabajos muy diferentes, pocos diplomas, muchos viajes... Por lo general, estos candidatos no suelen superar la primera criba, ya que esta primera selección se realiza teniendo en cuenta exclusivamente los aspectos más técnicos como la experiencia, diplomas, etc. Sin embargo, esto puede ser un  error colosal al dejar fuera a candidatos con unas competencias trasversales que posiblemente los otros candidatos no posean, puesto que han sido adquiridas gracias a esas experiencias o estudios tan diferentes al resto. 

¿Y si estos perfiles descartados finalmente fueran los talentos que estás buscando?

Las profesiones cambian, las competencias evolucionan y para adaptarse a todos estos cambios, es necesario seleccionar y contratar a colaboradores capaces de entender y llevar a cabo ese cambio de forma rápida y eficaz. Ningún diploma predice esta capacidad de adaptación. 

Generalmente, estos perfiles atípicos son personas polivalentes, decididos, con la mente abierta y muy curiosos. No todo el mundo posee la capacidad de realizar trabajos diferentes de forma exitosa. Estos perfiles atípicos aportan un gran valor añadido a tu empresa y un “soplo de aire fresco” con una visión novedosa y regenerada.

perfiles atípicos

Las Soft Skills del 2020

Ahora bien, ¿cuáles son las soft skills más importantes hoy en día? Según un estudio llevado a cabo por Linkedin, las 5 soft skills más demandadas en el 2020 son las siguientes:

  1. Creatividad: esta es una de las características que nos distingue de las máquinas. Las máquinas son efectivas y rápidas, pero no creativas. Tener una equipo formado por personas creativas enriquecerá mucho a la empresa y su futuro, generando nuevas ideas, productos y contenidos originales. 
  2. Persuasión:  para que un producto o idea destaque, necesitas tener a gente que sepa comunicar y convencer. Por muy buenas ideas que tengas, si no eres capaz de persuadir y mostrar el valor de tu idea o producto a la gente, lo más probable es que acabe en el olvido. Por esta razón, tener en el equipo capaz de hacer ver a la gente el poder de las cosas, es muy importante para que la empresa prospere y evolucione. 
  3. Colaboración: la colaboración es indispensable. El trabajo en equipo es muy común, ya sea con un equipo muy grande o con un mánager. Y, aunque el trabajo que se realice sea muy individual, contar con gente dispuesta a ayudar y a remar con todos en una dirección es imprescindible para que la empresa vaya bien. 
  4. Adaptabilidad: actualmente, nos encontramos en una situación nueva para todo el mundo. El Covid-19 ha impactado en nuestras rutinas y vidas de forma repentina. En estos momentos, la adaptabilidad es clave para poder continuar con la actividad. Si una empresa no dispone de trabajadores que se adapten rápidamente a estas nuevas medidas, formas de trabajar o incluso a nuevos puestos de trabajos dentro de una misma empresa, el resultado final será negativo.  
  5. Inteligencia emocional: esta competencia se define como la capacidad de un individuo a saber controlar sus emociones. Esto, aunque parezca mentira, es de gran importancia en el día a día de una empresa. Como se explicaba en el artículo de "cómo mantener tus procesos de selección estables en momentos inestables", si ahora el CEO de una empresa o mánager de un equipo infundiera mensajes de pánico desmesurados, crearía un ambiente de malestar y desmotivación que afectaría, de nuevo, al funcionamiento del equipo y de la empresa. De la misma forma, todos tenemos malos días, pero no podemos dejar que eso nos influya o peor, que influya negativamente a nuestros compañeros.

Por ese motivo, buscar y contratar a gente que posea estas competencias es de vital importancia. Los conocimientos y competencias técnicas se pueden enseñar y aprender, sin embargo, las soft skills son propias de la personalidad del individuo y, si se llegaran a desarrollar con entrenamiento, estas llevarían un mayor tiempo y esfuerzo. 

videointerview4

¿Cómo evaluar las Soft Skills de un candidato?

Evaluar este tipo de competencias en un candidato no es tarea fácil, ya que es en el día a día donde se ve la verdadera personalidad de la gente, la forma de actuar en diferentes situaciones y cómo se relaciona con sus compañeros. No obstante, aquí os dejamos dos consejos que os pueden ayudar:

  • Perfiles atípicos: como se ha mencionado anteriormente, escoger a una persona que se ha reconvertido te garantiza que es una persona decidida, con una gran capacidad de adaptación, segura y versátil. Además, puede aportar competencias propias de sus antiguos trabajos o experiencias. 
  • Preguntas específicas para analizar la respuesta y de ahí definir sus soft skills. Aquí te dejamos algunos ejemplos:
    • Si quieres medir la capacidad de organización: "si tienes una tarea muy importante, pero no urgente y una tarea urgente. pero menos importante. ¿A qué darías prioridad?"
    • Si quieres medir su creatividad: "¿qué utensilio de cocina serías tú?"
    • Si quieres medir su pensamiento crítico: "¿qué cambiarías de nuestra página web?".
    Ahora bien, en este tipo de preguntas hay que tener en cuenta que no hay preguntas correctas o incorrectas, es importante abrir la mente y dejarte sorprender por el candidato. Además, hay que tener en cuenta que son preguntas bastante inesperadas, por lo que el candidato puede bloquearse en algún momento sin saber qué responder. En este caso, tener una actitud amable, darle tiempo para pensar y tranquilizar al candidato es de gran importancia. 

#Evaluación De Competencias #Reclutamiento Digital

Artículos sugeridos

motif_easyrecrue